PÉRDIDA DE PESO: ¿QUÉ NOS IMPIDE EMPEZAR?

¿QUÉ NOS IMPIDE EMPEZAR?

Esencial para perder de peso
Nunca es tarde para empezar, a qué esperas

 

Algunas personas piensan que mantenerse en un peso saludable es algo natural. Se equivocan. En la población adulta española(25-60años) la obesidad es del 14,5% mientras que el sobrepeso asciende al 38,5%. Esto quiere decir que uno de cada dos adultos presenta un peso superior a lo recomendable, te pregunto una cosa, ¿Qué opinas respecto a esto? ¿Es dificil bajar de peso?

El sobrepeso tiene enormes consecuencias para la salud a largo plazo.  Es posible mantener un peso saludable y conservar una buena calidad de vida, tanto ahora como en el futuro, pero hay que tener estas cosas en consciencia.

 

Perder peso puede parecer un trabajo duro. Es algo complejo y tanto nuestros pensamientos conscientes como inconscientes influyen en nuestro éxito.

Este artículo te ayudará a decidir lo que quieres para ti. Examinaremos algunas de las «excusas» que nos contamos a nosotros mismos, o los patrones de pensamiento que experimentamos, que nos impiden empezar. ¿Reconoces alguno..?


 

«Será miserable porque no podré comer mis alimentos favoritos ni beber alcohol»

Cuando se adopta un enfoque equilibrado de la pérdida de peso, ningún alimento tiene por qué estar fuera de los límites. Es importante tener en cuenta el panorama general de lo que comemos y cómo lo hacemos. Es importante reeducar el apetito, controlar el tamaño de las porciones y elegir alimentos que nos mantengan saciados durante más tiempo, para no tener hambre.

Gestionar los antojos es una habilidad que todos podemos dominar.


 

«Necesito resultados rápidos para motivarme si quiero perder peso»

No cabe duda de que perder unos cuantos kilos en poco tiempo puede hacernos sentir bien con nosotros mismos. A menudo la gente se propone perder peso en torno a un acontecimiento de la vida, como una boda o unas vacaciones, u otros asuntos personales. Desgraciadamente, este acontecimiento puede no estar lo suficientemente lejos en el futuro como para poder alcanzar el peso deseado con facilidad.

Esto es lo que hay detrás de esos programitas de «adelgazamiento «rápido» «. Estos programas suelen ser insostenibles a largo plazo y la euforia inicial puede convertirse en decepción y autodesprecio.

Una pérdida de peso lenta y constante, combinada con educación y actividades que ayuden a cambiar la relación con la comida y a remodelar algunos de esos hábitos poco saludables, es un enfoque mucho más recomendable.


 

«Ahora mismo no tengo tiempo para centrarme en perder peso»

Este es un argumento común. Tener intención de perder peso significa dedicar tiempo a ello. Tenemos vidas muy ocupadas con prioridades que están constantemente compitiendo entre ellas, pero una cosa te digo: El número de horas en el día es fijo, así que tenemos que elegir esas prioridades cuidadosamente y no dejar que nos elijan a nosotros.

Si la falta de tiempo es tu «razón», aquí tienes dos preguntas que debes considerar:

Si no es ahora, ¿Cuándo será el momento adecuado para invertir en tu salud?

¿Qué significaría para los que dependen de ti si transformas tu forma de comer, si decides perder peso o ponerte en forma?


 

«Algunas personas están genéticamente hechas para ser delgadas ( » y no es mi caso») «

La ciencia al respecto es algo compleja. Hay muchas pruebas de que los mecanismos biólogicos que regulan el apetito, la saciedad y el peso corporal son disfuncionales en la obesidad (IMC de 30 o más). Puedes calcular tu IMC pinchando en esta frase, solo necesitas saber tu peso y estatura

Por ejemplo, las personas con obesidad pueden tener niveles bajos de la hormona que suprime el apetito, la leptina, y niveles altos de grelina, la «hormona del hambre», que desencadena el apetito. Los ingresos, los antecedentes familiares y el origen étnico también influyen en los niveles de obesidad. Si sospecha que estos factores pueden estar en juego, merece mucho la pena consultar a un profesional de la salud.

Para la gran mayoría de nosotros, dado nuestro entorno moderno con estilos de vida sedentarios, una gran dependencia de los alimentos procesados y el aumento del tamaño de las porciones, hay mucho que podemos hacer para mantener un peso saludable, independientemente de nuestra predisposición genética.


 

«ODIO hacer EJERCICIO, así que la pérdida de peso no es una opción para mí»

Para perder peso tenemos que crear un déficit de energía consumiendo más energía de la que tomamos de los alimentos y las bebidas(calorías). El ejericio cardiovascular o cardio nos ayuda a hacerlo porque el cardio quema energía más rápidamente.

Los estudios han demostrado que, aunque el ejercicio es especialmente eficaz para ayudar a mantener un nuevo peso más bajo, el efecto del ejercicio sobre la pérdida de peso en sí es menos significativo.

En otras palabras, durante una fase de pérdida de peso, el tratamiento de cómo y qué se come supera con creces los efectos del ejercicio en los resultados. Solo el 1% de las personas que pierden peso lo hacen solo con ejercicio, sin tener en cuenta lo que comen.

Esto es una muy buena noticia si no estás haciendo ejercicio en este momento, ¿verdad?

Puedes centrarte en controlar lo que comes y seguirás obteniendo resultados. Mientras tanto, puedes experimentar con cosas que muevan tu cuerpo del sitio y encontrar formas de ejercicio que realmente si disfrutes.


 

«No seré divertido si hago dieta o cambio a un estilo de vida más saludable»

Cuando nos comprometemos a un cambio de estilo de vida puede asustarnos pensar que podemos perder una parte de nosotros mismos que creemos que es valorada por otras personas y que nos ayuda a conectar con ellas.

Es cierto de que si cambias tu estilo de vida, quizás ya no hagas ciertas cosas que solías hacer. Pero esas personas que han sabido en algún momento valorarte, no van a dejar de hacerlo porque cambies algunas cositas. Piensa en lo mejor para ti y se generoso con los demás. Esto último no te ayudará a bajar de peso pero si te permitirá ver las cosas desde otro punto de vista, y eso nunca viene mal.

Lo cierto es que has leído hasta aquí porque, en algún nivel quieres dar un cambio. No puedes saber qué impacto tendrá ese cambio hasta que des el primer paso. Y cuando lo hagas, estarás a cargo de tu propio viaje.


 

«Me siento abrumado y no sé por donde empezar»

Lo más importante que debes recordar es que no tienes que hacer un cambio de estilo de vida de la noche a la mañana. Es mejor abordarlo a lo largo de varias semanas, paso a paso, poco a poco.

¿No sabes por dónde empezar? Empieza por el principio, dando el primer paso.

Y por último, tal vez no estés preparado. Me explico: es curioso como personas que han tenido un gran cambio en su vida han comentado que «simplemente estaban preparadas».

Obviamente no hay explicación científica para ello, pero hay muchas cosas que están ocurriendo en este momento en el cual estoy escribiendo o tu leyendo y es momento para ser amable contigo mismo y con tu cuerpo, así como con los demás.

Cuando sea el momento idóneo, créeme, lo sabrás.

Deja un comentario